La extraterritorialidad sobre la mesa

Durante la segunda jornada del Grupo de Trabajo sobre las Empresas y Otras Empresas se debatieron en detalle las obligaciones primarias de los estados incluyendo las obligaciones extraterritoriales relacionadas con las transnacionales y otras empresas con respecto a la protección de los derechos humanos.

En cuanto a las intervenciones de los diferentes panelistas destacó la ponencia de Juan Hernández Zubizarreta, profesor de la Universidad del País Vasco. En su opinión existe una asimetría descomunal entre los derechos y las obligaciones de las transnacionales. Esta asimetría es sumamente injusta y por eso la necesidad imperante de la creación de instrumento jurídicamente vinculante junto con una corte internacional que apoye la aplicación del instrumento.

Otra de las panelistas, la Sra. Ana María Suáres Franco, colaboradora en Fian International, hizo hincapié en la importancia de tener en cuenta los principios de Maastricht en la redacción del tratado, puesto que éstos fueron realizados con base en el derecho vigente ante la preocupación de los expertos de derecho internacional de la tendencia a reducir la protección de los derechos humanos.

La intervención oral del Sr. Meyerstein del Consejo Estadounidense de Negocios Internacionales causó cierta discordia al afirmar que los Acuerdos Internacionales de Inversión son un vehículo para proteger los derechos humanos. Más tarde aclaró su comentario añadiendo que estos Acuerdos protegen los derechos individuales de los inversores a la propiedad. A esta puntualización el representante de ESCR-net, el Sr.Dominic Renfrey, aclaró lo siguiente: “ Esto ignora por completo el hecho de que los Acuerdos Internacionales de Inversión son usados exclusivamente por las corporativas (llamadas “personas legales”) para defender sus prioridades económicas, las empresas no cuentan con derechos humanos”.

La participación de países latinoamericanos fue alta. Por ejemplo, en el caso de Bolivia preguntaron a los expertos de qué manera las víctimas se podrían beneficiar de los acuerdos bilaterales de inversión para exigir justicia, dado que los fallos nacionales no son acotados por las transnacionales y también cuestionaron cómo los principios de Maastricht podrían evitar las maniobras de evasión de jurisdicción. La delegación ecuatoriana explicó que su estado ha establecido normas que fijan límites y promueven formas de producción que protegen el medio ambiente , sin embargo muchas transnacionales no cumplen con las normativas, de ahí la necesidad de la creación de un instrumento vinculante.

China se pronunció alentando a los estados a que tomen medidas para mejorar las leyes internas para instar a las multinacionales a que promuevan la protección de los derechos humanos dentro de su país y fuera de él.

En la tarde se destacó el tema de la limitación de la competición entre los estados con respecto a las inversiones. El artículo 5.3 en el Convenio Marco para el control del tabaco serviría como posible provisión para el Tratado para evitar el conflicto de intereses de los representantes de compañías que influyen en las políticas de estados y legislaciones para favorecer los intereses de las corporativas.

Para cerrar la sesión, contamos con la contribución del panelista David Bilschitz, que instó al GTI que tuvieran en mente el fundamento de los derechos humanos y que todos los estratos de la sociedad deben respetarlos incluyendo las empresas.

Carolina Pardal Belinchón.