Grupo de Trabajo Intergubernamental sobre Empresas Transnacionales y otras empresas: ante falta de consenso, las negociaciones continúan | Blog de la RIDH

Texto: Rebecca Bucherer
Traducción: Carmen Lucía Castaño

Tras la rápida elección de Ecuador para ocupar la presidencia y la relatoría del Grupo de Trabajo Intergubernamental de la ONU sobre Corporaciones Transnacionales y otras Empresas (IGWG), la sesión se estancó hoy durante la primera reunión, luego que la Unión Europea formulara dos propuestas de modificación sobre el programa preliminar de trabajo. Hasta el momento no se ha llegado a un acuerdo respecto a la adopción de la agenda de trabajo, sin embargo, se están llevando a cabo consultas informales entre misiones diplomáticas con la expectativa de conciliar posiciones de varios Estados, en particular de la Unión Europea y los co auspiciadores de la creación de este grupo, Ecuador y Sudáfrica.

El Alto Comisionado para los Derechos Humanos (ACNUDH), Zeid Ra�ad Al-Hussein, dio apertura a la primera sesión del IGWG, con un video mensaje. El ACNUDH expresó la necesidad de afrontar los problemas de manera global y urgió a todos los participantes a contribuir para lograr una discusión fructífera. De acuerdo con Zeid, los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre Empresas y Derechos Humanos no son contradictorios con un posible instrumento internacional jurídicamente vinculante, sino complementarios con el proyecto en curso.

Posteriormente, la Alta Comisionada Adjunta para los Derechos Humanos, Flavia Pansieri, dio la bienvenida a todos los participantes y explicó que el propósito de la sesión es el establecimiento de métodos para abordar y acabar la impunidad. Pansieri instó a los presentes a participar en una deliberación constructiva y a aprovechar la reunión para avanzar en el propósito común de mejorar la protección de los derechos humanos en la esfera económica.

La elección de la presidencia-relatoría del grupo representó menos esfuerzo de lo que en principio se temía. La propuesta de Guatemala, hecha en nombre del GRULAC, de elegir como presidenta a María Fernanda Espinosa, embajadora del Ecuador, no encontró resistencia y fue aceptada de forma unánime.

María Fernanda Espinosa, dirigiéndose por primera vez al IGWG, expresó su gratitud por la elección y el apoyo, y designó como foco de esta sesión la necesidad de identificar los vacíos legales para promover la esperanza, la equidad y la justicia en el campo de las empresas y los derechos humanos. El propósito, de acuerdo con Espinosa, no es impactar negativamente el sector económico sino proporcionar a las empresas una oportunidad de moldear favorablemente su imagen. Los Principios Rectores sobre Empresas y Derechos Humanos deben ser considerados como un marco de referencia no contradictorio con las discusiones en curso.

Luego de que Victoria Tauli Corpuz, Relatora Especial sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, se dirigiera brevemente a la audiencia para insistir en la necesidad de continuar la discusión para acordar un instrumento internacional vinculante sobre empresas y derechos humanos, hubo que encarar la difícil tarea de adoptar la agenda y el programa de trabajo. La enmienda propuesta por la Unión Europea, concretamente expandir el alcance del mandato del Grupo de Trabajo para incluir todas las empresas y no solamente las de carácter transnacional, había provocado una división entre los Estados miembros.

Mientras Francia y Luxemburgo apoyaron abiertamente la propuesta de la Unión Europea, países como Cuba, Sudáfrica y China se opusieron enérgicamente a la sugerencia e instaron a adherir a la Resolución en los términos en que está expresada. Hasta tanto no haya un consenso más amplio, lo cual parece improbable hasta ahora, la intención de adoptar un programa de trabajo se desvanece. La pausa de diez minutos inicialmente programada duró una hora, lo cual puso de manifiesto la complejidad del asunto. El debate de la mañana cerró con este sabor amargo aunque dejó espacio para llevar a cabo discusiones informales más amplias.

Durante la pausa, las organizaciones no gubernamentales presentes en la sala manifestaron su desacuerdo con la enmienda propuesta por la Unión Europea.

�La Unión Europea mostró hoy su verdadero rostro al bloquear efectivamente las negociaciones sobre un tratado vinculante que podría haber significado el acceso a la justicia para millones de personas afectadas alrededor del mundo�, dijo Anne van Schaik, defensora/activista de Amigos de la Tierra Europa y miembro de la Alianza para el Tratado. �La próxima semana tendrán lugar en Bruselas las negociaciones del tratado de libre comercio entre la Unión Europea y Estados Unidos, en donde la Unión Europea defenderá agresivamente los intereses de las corporaciones transnacionales. A la Unión Europea solo parecen importarle los derechos humanos cuando no la afectan a ella ni a sus negocios�, añadió.

Brid Brennan, del Instituto Transnacional y la Campaña Global para desmantelar el poder corporativo y detener la impunidad, declaró:

�Creemos que el Jefe de la delegación de la Unión Europea no tiene un mandato oficial para encerrar a 29 Estados sobre un tema tan importante como los derechos humanos y las corporaciones transnacionales. Como organizaciones de la sociedad civil y movimientos sociales, presentes hoy en la ONU, rechazamos el comportamiento perturbador de la Unión Europea y desafiamos a sus Estados miembros a dejar en claro su posición sobre este asunto, y no simplemente repetir su postura. El bienestar de millones de personas en todo el mundo, quienes han soportado las violaciones sistemáticas de sus derechos humanos por parte de las corporaciones, depende del trabajo que haga el IGWG para continuar cumpliendo con su mandato�.

La decepción también permeó la declaración hecha por Lola Sánchez, representante al Parlamento Europeo por el partido político español Podemos:

�La Unión Europea está trabajando más como embajador de las grandes corporaciones que como defensor del derecho internacional de los derechos humanos. Por ejemplo, con los tratados de libre comercio y los tratados de protección de la inversión que dan prioridad a los intereses económicos sobre los derechos humanos. Pero hoy estamos llenos de esperanza porque la democracia no puede ser detenida: con el referendo en Grecia la gente mostró que no quiere más austeridad ni políticas neoliberales�.

El Grupo de Trabajo se reunirá de nuevo a las 3:00 pm para tratar una vez más de llegar a un acuerdo sobre un programa de trabajo común. Las expectativas son altas y las decepciones, lamentablemente, probables.